¿Cómo podemos aumentar el número de mujeres en carreras tecnológicas?

mujer con ordenador

¿Cómo podemos aumentar el número de mujeres en carreras tecnológicas?

Es evidente que la presencia femenina en las carreras tecnológica es prácticamente nula. La falta del modelo femenino en STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics) provoca una falta de interés precisamente de las más jóvenes por estas carreras. Si bien es cierto, en el sector sanitario durante los últimos años el papel de la mujer ha ido creciendo y muchos estudiantes de estos estudios son mujeres. No obstante, por lo que se refiere a carreras más técnicas sigue siendo una asignatura pendiente.
Es por esto que desde toda la comunidad educativa debemos impulsar estos estudios en las niñas desde que son más pequeñas. Es una responsabilidad de todos el motivar a niñas y jóvenes a través de diferentes actividades para fomentar el interés.
Según un informe de la OCDE, la demanda de profesionales en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones irá en aumento, concretamente, llegando a estimarse unos 756.000 puestos vacantes en la Unión Europea en este sector.
Pero ¿cómo podemos motivar a las niñas a que estudien en este ámbito? La presencia de modelos femeninos en la actualidad provoca un aumento del interés en el género femenino por lo que respecta a las carreras STEM. Desde los últimos años por eso, se están produciendo cambios y en los primeros años de colegio para evitar que este interés decaiga a edades tempranas. El simple hecho de estudiar referentes femeninos como filósofas, científicas o matemáticas ya es una muestra de visibilidad de la presencia femenina en estos campos, además, desde el mundo cinematográfico también se está impulsando la figura de la mujer a través de películas como Interestelar, donde se fomenta la vocación científica de las niñas.
Lo más importante, es que ellas mismas se den cuenta de las aplicaciones de los conocimientos en STEM en las situaciones cotidianas de la vida. Esto provoca que se sientan atraídas por las asignaturas y, sobre todo, por la tecnología. Sus pasiones y aficiones se pueden convertir en su profesión rompiendo con el estereotipo de que las carreras técnicas son únicamente para el género masculino. Por ejemplo, una niña interesada en el arte, la biología o la arqueología se puede convertir en una arquitecta, ingeniera o científica que trabaja en este sector del medio ambiente.
Para conseguir que cada vez sean más las mujeres que se decantan por carreras STEM se necesitan de profesores motivados, formados y que cuenten con los recursos y equipos necesarios para preparar y impulsar a las futuras profesionales en STEM. Es por esto que es muy importante el trabajo conjunto de colegios, institutos y la educación no formal para que el número de estudiantes en STEM vaya aumentando progresivamente durante los próximos años.

No Comments

Post a Reply