Aunque hace tiempo que sabemos de la existencia de los drones, sobre todo el uso que se les dieron como armas de uso militar, espionaje y otros más, una vez introducidos en la vida civil, empezaron a surgir una infinidad de aplicaciones que no tienen nada que ver con su uso militar ni mucho menos.
En artículos anteriores o simplemente navegando por internet, podemos ver varios tipos de aplicaciones atribuidos a los drones, como por ejemplo la más común y la más explotada de todas, la posibilidad de tomar videos y fotos desde el aire, cual cosa nos proporciona paisajes vistos desde una perspectiva única, fotos tomadas desde ángulos imposibles hasta ahora y no por ultimo cartografiar y explorar lugares inaccesibles.
Hay empresas que tienen la intención de utilizar drones para la entrega del correo, otras para su uso en medicina como equipos de rápida reacción, o rehabilitar bosques, plantando semillas con su ayuda. Las aplicaciones donde podríamos implicar un dron pueden ser muy diversas y enfocadas en una amplia gama de campos, lo único que los limita de momento es su autonomía.
Más que nada, escribo este artículo, ya que últimamente observe, digamos, “el siguiente paso” en el desarrollo de aplicaciones con drones y me encantaría compartir mi fascinación de este mundo con otros y es la sincronización de múltiples drones para diversas tareas.
Los videos que os presento a continuación, están enfocados en el mundo del ocio, teatro, baile, música. Pero podemos contemplar como paso por paso, estos diminutos robots, están ganando más habilidad, agilidad y capacidades para facilitarnos las tareas diarias del ser humano, desde una perspectiva muy simple y curiosa:

Siguiendo los enlaces recomendados podemos acceder a una serie de videos, basados en estos pequeños robots, pero que tienen un potencial inmensamente grandioso y un futuro muy prometedor.