Después de unas largas vacaciones arrancamos el curso con un post muy curioso que no podríamos ser mejor, por todo lo que conlleva: tecnología y humanidad.
Trata sobre las impresoras 3D y sus infinitas aplicaciones. Si habéis seguido mínimamente nuestras anteriores publicaciones, seguramente que visteis artículos sobre el sorprendente mundo de las impresoras 3D, desde cómo funcionan e imprimen hasta los ámbitos donde se pueden utilizar y, creédme, cada día que pasa, cobran más y más protagonismo sea donde sea.
Hoy hablaremos sobre la aplicación muy concreta que le dio un joven argentino de 20 años a las impresoras 3D: hacer prótesis de extremidades para niños a bajo coste. Gino, el genio del invento, lo único que necesita son las medidas y en un par de horas tendrá lista la prótesis para dársela al niño que la ha solicitado, por necesidad.
Aunque no es una prótesis de última generación, resulta ser, además de súper útil! un regalo impagable para aquel que la recibe y tiene una increíble capacidad de adaptación y usos.
A parte de disponer de su propio laboratorio, Gino colabora con Microsoft y la fundación “Leo Messi” para poder ampliar su producción en Argentina y, porque no, en la resto del mundo, esta gente que ayuda sin esperar nada a cambio, se merecen llegar todo lo lejos que quieran!
Para más detalles podéis acceder al siguiente link:
Gino Tubaro

Y si queréis conocer su empresa, acceder a Atomic Lab.